Consejos de la Profeco para aprender a revisar tu recibo de luz y pagar menos por el servicio

Consejos de la Profeco para aprender a revisar tu recibo de luz y pagar menos por el servicio

En muchas ocasiones, las personas se quejan sobre los costos que tiene el servicio de la luz, pero pocos conocen los factores que se toman en cuenta para hacer el cálculo total, por eso la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) por medio de la Revista del Consumidor, informa cómo es que se debe leer el recibo y brinda algunos consejos para disminuir los costos.

Según los usuarios, el servicio de la luz es uno de los más caros, pero hay algunos tips que te ayudarán a ahorrar un poco de energía; entre los parámetros generales por ejemplo se toman en cuenta el número de focos que tengas, así como electrodomésticos y demás artículos que constantemente están en uso.

Lectura de recibo

En el recibo de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) después de los datos generales del cliente podrás encontrar la clasificación del consumo, indicado por distintos colores:

Verde: Consumo Básico
Amarillo: Consumo Intermedio
Rojo: Consumo excedente

Y cada nivel cuenta con su propia cuota de acuerdo a la tarifa asignada a cada localidad, ya que la CFE no maneja la misma para todo el país.

Otro elemento que se muestra en el recibo son los kilowatt-horas consumidos, al igual que el tipo de consumo de energía eléctrica.

Si deseas saber un aproximado de cuánto pagarás, la Profeco te sugiere:

  1. Multiplicar el número de kilowatt-horas consumidos por el precio de cada tipo de consumo de energía (básica, intermedio y excedente)
  2. Suma el resultado y obtendrás el total a pagar.

Consejos para ahorrar luz:

• No abras el refrigerador constantemente
• Aprovecha al máximo la luz natural
• Después de usar electrodomésticos, desconéctalos.
• Si sigues en home office y tienes una laptop, sólo conéctala para su recarga y desconecta cuando esté lista.
• Procura no tener más de dos aparatos encendidos al mismo tiempo, por ejemplo, la televisión, si estás trabajando en la computadora.
• Ahorra energía cuando uses tu lavadora, utiliza programas de lavado en frío y con carga llena.
• Si tienes secadora, úsala únicamente cuando el clima no sea bueno, de lo contrario sécala al sol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *